A PLENO SOL (Plein soleil)

(Fr-It) Paris Films / Titanus, 1959-60. 118 min. Color.

Pr: Robert & Raymond Hakim y Goffredo Lombardo. G: Paul Gégauff y René Clement, basado en la novela "El talento de Ripley" de Patricia Highsmith. Ft: Henri Decae. Mt: Françoise Javet. DA: Paul Bertrand. Vest: Bella Clément. Ms: Nino Rota. Dr: René Clement.

Int: Alain Delon, Marie Laforet, Maurice Ronet, Elvire Popesco, Frank Latimore, Ave Ninchi, Bill Kearns, Erno Crisa, Nicolas Petrov. Cameo: Romy Schneider.

Tom Ripley (Alain Delon) y Philippe Greenleaf (Maurice Ronet), dos tipos unidos por una peculiar amistad, disfrutando de una Roma veraniega.
El sibilino Tom ya tiene elaborado su plan de futuro: suplantará a su "amigo" Philippe.
Philippe Greenleaf, un desarraigado bon vivant, huído del lazo familiar, se ha instalado en Europa financiado por su adinerado padre.
Philippe y Marge (Marie Laforet) mantienen una inestable relación sentimental.
La manipulable Marge mantiene una cierta animadversión hacia Tom.
Philippe, el que maneja el dinero, gusta de humillar a su esquinado amigo.
Nuestro Tom no pierde la oportunidad de ir socavando la voluntad de Marge, aprovechando sus cambiantes estados de ánimo en su relación con Philippe.
Se pone sus trajes, reproduce sus gestos e imita su voz.
Tensas cenas a bordo del yate de Philippe.
Tom al timón tratando con dificultad de gobernar la embarcación.

SINOPSIS:
En un momento dado de sus pagadas vacaciones italianas, un individuo amoral y desaprensivo, fragua un minucioso plan para eliminar a su disipado compañero de juergas, a quien envidia, y suplantarle a la hora de cobrar los cheques que su acaudalado padre le envía desde América.

Philippe se entretiene con Marge, una muchacha guapa pero sin talento que se cree su novia.
Una premonitoria partida de cartas a bordo.
Estrechando lazos, calculando réditos.
Marge comienza a acusar la inexplicable ausencia de Philippe.
En fase de resignación, Marge se deja llevar por Tom.
La gradual y muy elaborada suplantación de Philippe da sus frutos.
Seguro de sí mismo, paseando por el mercado.
El inspector Ricordi (Erno Crisa), encargado de investigar la desaparición de Philippe, interroga "amigablemente" a Tom tratando de sonsacarle información.
Una inesperada y macabra jugarreta del destino.
Mientras, un distendido Tom, creyendo que sus planes han triunfado, toma el sol junto al mar.

COMENTARIO:
Para quienes les encanta entrar en el juego de cotejar libro-película, ésta puede parecerles infiel a la letra, pero para el que suscribe, participando de esa estéril comparativa, una más que notable adaptación de la absorbente novela de Patricia Highsmith, con la que René Clément, uno de esos apreciados directores franceses de académico clasicismo, consiguió sin duda su trabajo más brillante e inspirado y también el de más desenvuelta narrativa. La película posee y mantiene un ritmo impecable, los personajes están dibujados con precisión plena de matices a lo largo de varias secuencias antológicas, perfectas de tempo y tensión narrativa, y sin duda a todo ello contribuyen unas convincentes composiciones del trío protagonista con un joven y espléndido Alain Delon (lanzado al estrellato con esta película) encarnando al astuto y sinuoso Tom Ripley que tanto juego literario y cinematográfico daría en sucesivos libros y películas, una inesperada y sorprendente Marie Laforet que borda su indolente Marge y el gran Maurice Ronet, perfecto y magnético como de costumbre.

Cierro este breve apunte sobre A PLENO SOL queriendo reseñar como un acierto destacable en la concepción de la cinta, esas certe­ras pinceladas de aquella dolce vita romana con su guapa y epicúrea fauna veraniega (que tan bien retratara Fellini ese mismo año en su emblemática obra maestra), como adecuado marco que acota y enriquece una absorbente intriga que se cierra con un desenlace tan sorpresivo como malévolo. Condicionados uno y otro, creo que me gusta más el ideado por Clément que el de la novela, probablemente subordinado por la Highsmith a la continuidad literaria de las andanzas del personaje. 

EL TIGRE DE ESNAPUR / LA TUMBA INDIA (Der tiger von Eschnapur/Das indische grabmal)

(Al-It-Fr) CCC/Regina/Critérion/Rizzoli/Imperia, 1958-59. 198 min. Color.

Pr: Louise de Masure y Eberhard Meischner. Pr Ej: Arthur Brauner. G: Ftitz Lang y Werner Jörg Lüddecke, basado en la novela de Thea von Harbou. Ft: Richard Angst. Mt: Walter Wischniewsky. DA: Helmut Nentwig y Willy Schatz. Vest: Claudia Herbert y Günter Brosdz. Cor: Robby Gay y Billy Daniel. Ms: Michel Michelet y Gerhard Becker. Dr: Fritz Lang.

Int: Debra Paget, Paul Hubschmid, Walter Reyer, Claus Holm, Sabine Bethmann, Valery Inkijinoff, René Deltgen, Luciana Paluzzi, Jochen Blurne, Jochen Brockmann, Guido Celano, Angela Portaluri, Richard Lauffen, Victor Francen (sin acreditar).

Harald Berger (Paul Hubschmid) es un arquitecto que ha salvado la vida de una joven del ataque de un tigre.
La bailarina Seetha (Debra Paget) desea agradecer al arquitecto su providencial aparición.
Harald queda impresionado por la belleza de la huidiza joven.
El Dr. Rhode (Claus Holm), contratado por el maharajá para una difícil tarea en su palacio, percibe junto a su hermana Irene (Sabine Bethmann) algo inquietante.
La inquietud de los invitados va en aumento.
El maharajá Chandra (Walter Reyer), enamorado de la bailarina Seetha, no es consciente de las intrigas que germinan en torno a él.
Asagara (Jochen Blume) es ingeniero y un fiel servidor del maharajá, lo que las  circunstancias le colocan en una incómoda situación. 
Seetha, amenazada por el príncipe Ramigani (René Deltgen), empeñado en destronar a Chandra.
Esta es Barani (Luciana Paluzzi), la afectiva sirvienta de Seetha.
Seetha en uno de sus bailes para los sacerdotes.
Los lazos de Harald y Seetha se afianzan, lo que pone en su contra al maharajá Chandra.
La pareja enamorada viviendo peligrosamente su romance.
Una bellísima Seetha caída en desgracia.
Los perseguidos amantes perdidos en el desierto.

SINOPSIS:
EL TIGRE DE ESNAPUR: Un arquitecto europeo llega a la India contratado por el Maharajah de Esnapur para diseñar y construir una nueva ciudad. Mientras tanto, salva la vida a una bella bailarina cuando es atacada por un tigre y se enamora de ella, pero la muchacha resulta ser la amada del Maharajah y cuando éste descubre el romance hace apresar al arquitecto. No obstante, logra escapar llevándose a la chica con él. Al ser perseguidos, se ven obligados a refugiarse en el desierto donde estarán a punto de morir de sed.

LA TUMBA INDIA: Salvados de las arenas, son finalmente capturados por el dueño y señor de Esnapur que encierra a la bailarina en sus aposentos y encadena al arquitecto en la profundidad de un pozo. Sin embargo, durante un golpe de estado propiciado en palacio por el hermano del Maharajah, la pareja de enamorados intenta escapar por los laberínticos subterráneos, descubriendo con horror la ocultada colonia de leprosos que los pueblan. Fracasada la intentona golpista y restablecido el orden, el Maharajah acepta la realidad y permitirá a su amada irse con el arquitecto, mientras él se retira a una cueva como siervo de un anciano santón.

Finalmente caen en manos del celoso monarca. Mal asunto.
A Seetha la han vestido para una forzada boda.
Lo cierto es que a los contrayentes no se les ve muy felices.
Seetha se enfrenta a una dura prueba: un determinante baile ante Chandra y los sacerdotes. 
La mirada horrorizada de Seetha descubriendo que su baile tendrá que ejecutarlo ante la letal amenaza de una enorme cobra.
Chandra debatiéndose entre el resentimiento y el amor que aún siente por Seetha.
Yama (Valéry Inkijinoff), el sumo sacerdote guiado por oscuros intereses.




Irene, perdida en el lúgubre laberinto de los sótanos del palacio.
El suelo cede bajo sus pies y nuestra Irene está a punto de descubrir un ignorado horror. 
Ante sus aterrados ojos aparece una imagen pesadillesca.
Tras los terribles acontecimientos, Chandra ha decidido renunciar a todo y convertirse en servidor y alumno de un cantón.

COMENTARIO:
Alemania en 1920: la entonces esposa de Fritz Lang, Thea von Harbou (que se uniría al Partido Nazi en 1932, hecho que influyó en la huída de Lang a tierras americanas), había escrito una historia llamada "La tumba india" que convertida en guión debía dirigir su marido para el productor Joe May, pero éste decidió en el último momento asumir también las tareas de dirección dejando a Lang fuera del proyecto. Treinta y ocho años después, el ofrecimiento de ese mismo guión serviría al autor de FURIA como pretexto para clausurar su etapa americana y regresar a Europa.

Se trata de una película (dividida en dos partes que se exhibieron por separado) en la que romance, aventuras y exotismo son elementos combinados de manera fascinante a través de una puesta en escena cuya aparente ingenuidad no es otra cosa que la recuperación de una narrativa perfecta en su pureza que, sin embargo, esconde complejos mecanismos expresivos. Quizá debamos acudir a la engañosa sencillez de lo geométrico para tratar de definir la hipnótica belleza de sus imágenes, en ocasiones, aterradoras y pesadillescas (los laberínticos subterráneos del palacio y sus ignorados "habitantes") y casi siempre emocionantes (siendo muchas, elijamos las desarrolladas en el desierto y aquella en la gruta donde el arquitecto y la bailarina se refugian de sus perseguidores).

A todo ello, añadamos como la fulgente gema que corona este díptico cautivador el felino y turbador atractivo de Debra Paget (una actriz a la que Hollywood menospreció y encasilló) incorporando a Seeta la bailarina. Refiriéndonos a ella hay que destacar la delirante secuencia -rayana en lo alucinógeno- de esa danza ante la cobra, cargada de un coreográfico erotismo. Sencillamente, impagable. 

SWEET SMELL OF SUCCESS / CHANTAJE EN BROADWAY

(USA) United Artists / Hecht-Hill-Lancaster / Norma-Curtleigh, 1957. 97 min. BN.

Pr: James Hill. Pr Ej: (sin acreditar) Harold Hecht, Burt Lancaster y Tony Curtis. G: Clifford Odets y Ernest Lehman, basado en una novela corta de Ernest Lehman. Ft: James Wong Howe. Mt: Alan Crosland Jr. Ms: Elmer Bernstein. Can: Chico Hamilton y Fred Katz. Vest: Mary Grant. DA: Edward Carrere. Dr: Alexander Mackendrick.

Int: Burt Lancaster, Tony Curtis, Martin Milner, Susan Harrison, Sam Levene, Barbara Nichols, Emile Meyer, Jeff Donnell, Edith Atwater, Joe Frisco, Lawrence Dobkin, David White, John Fiedler, Lurene Tuttle, Lewis Charles, Jay Adler, William Forrest.

J.J. Hunsecker (Burt Lancaster) es un desalmado e influyente columnista de un diario neoyorquino de gran tirada que gusta de ejercer su poder de la manera más perversa.
Sidney Falco (Tony Curtis) es un agente de prensa sin escrúpulos ni moral y tan desalmado con J.J. del que depende profesionalmente.
Falco, que pasa por horas bajas, suele hacer trabajos sucios para el despótico Hunsecker sin importarle el daño causado a terceros.
Sally (Jeff Donnell) es la secretaria enamorada de su jefe Falco. Ella conoce la despreciable naturaleza del hombre para el que trabaja, pero sus sentimientos hacia él la empujan a continuar a su lado.
Susan Hunsecker (Susan Harrison), la hermanita de J.J., está enamorada de Steve Dallas (Martin Milner), un joven músico de jazz. Sin embargo, Falco tiene la tarea de sabotear ese romance por orden estricta del temible hermano de la chica.
Susan es muy joven y está dominada por su hermano, lo que dificulta aún más que la muchacha tome una decisión respecto a su relación con Steve.
Frank D'Angelo (Sam Levene), tío de Falco, es el manager de Dallas y trata de quitar hierro a la animadversión que el joven músico siente hacia el sibilino agente de prensa del que adivina sus intenciones.
Sidney Falco, que se arrastra como una culebra inquieta por los ambientes noctámbulos de Broadway, desea medrar a costa de lo que sea y de quien sea.
Interesados susurros al oído. Confidencias destructivas. Servidumbre.
J.J. Hunsecker ejerce las relaciones públicas de manera despiadada desde una mesa del Club 21, a la que acuden todos los que desean algún "favor" del columnista.
El atractivo físico de Falco y sus dotes de seducción son herramientas que utiliza con una gran destreza sin el impedimento ético de los escrúpulos.

SINOPSIS:
En la nocturnidad de los enturbiados ambientes del show business de Broadway, un agente de prensa arribista y moralmente degradado, ayuda interesadamente a un influyente columnista de Nueva York, despótico y megalómano, en el morboso empeño de que su atractiva hermana rompa el noviazgo con un joven músico.

Susan se debate en una situación que la constriñe y asfixia, pero de la que no sabe cómo librarse.
Falco, un tipo que miente más que habla, empujado por su ambición y las promesas de J.J., no duda en contar patrañas a la inocente Susan para impulsarla a que rompa su relación con Steve.
J.J. siente por su hermanita una oscura pasión de carácter incestuoso y no soporta la idea de que se separe de él y menos aún por causa de otro hombre.
Sidney Falco esperando nuevas órdenes de su implacable jefe Hunsecker. Ambos hombres se odian y desprecian, pero se utilizan mutuamente.
El tío de Sidney, recrimina a su sobrino los censurables métodos que utiliza en el desempeño de su profesión y le previene sobre futuras repercusiones.
Rita (Barbara Nichols) es una pobre mujer, madre soltera con un hijo en edad escolar, que para ganarse la vida trabaja en un club nocturno como cigarrera. Sin embargo, dada su difícil situación laboral, se deja convencer por el deshumanizado Falco para someterse a vejatorias prácticas con clientes de él.
Falco dándole al tarro  con sus interesadas insidias mientras Rita espera ser atendida.
Rita suplicando inútilmente a Falco que la respete como persona y como mujer.
El brutal teniente de policía Kello (Emile Meyer) está en nómina con Hunsecker y obedece sus lesivas órdenes (localizar a Falco y propinarle una paliza). 
Ahora los problemas de Sidney Falco se agrandan y multiplican cuando sus tejemanejes acaban finalmente volviéndose contra él.
Susan, tras un intento de suicidio, consigue reunir fuerzas para librarse del morboso yugo ejercido sobre ella y abandona ese asfixiante mundo en el que se encontraba atrapada.

COMENTARIO:
Si repasamos la filmografía (apenas diez títulos acreditados) de Alexander Mackendrick, ese bostoniano afincado durante muchos años en Inglaterra y muerto en 1993 en el más insultante de los olvidos, podemos observar cómo sus primeros films, aquellas aquellas afiladas y divertidas comedias para la Ealing, daban paso a una segunda etapa en la que predominaban el desencanto y el pesimismo respecto a la condición humana, aspecto que -entre carcajadas- ya asomaba la nariz en títulos como EL HOMBRE VESTIDO DE BLANCO y EL QUINTETO DE LA MUERTE. Si cotejamos la dicharachera bonhomía de su primera realización, WHISKY GALORE!, con la negrura sin paliativos de la que ahora nos ocupa, podremos sentir el vértigo del abismo abierto entre ambas obras excavado por la evolución de su autor.

SWEET SMELL OF SUCCESS es un drama impresionante por su dureza, desarrollado integramente en los ambientes noctámbulos de la trastienda de Broadway. La cámara barroca a la vez que incisiva de Mackendrick nos adentra en las entrañas de un neonizado infierno habitado por sabandijas que se retuercen mordiéndose unas a otras, en un perverso ballet que nos habla de humillaciones y dependen­cias, de odios y mentiras, de incesto, de la función corruptora del dinero y el culto al poder.

Y aquí toca destacar también unas excelentes caracterizaciones de todos los actores que componen el reparto, destacando, no obstante, a un insólito Tony Curtis en un difícil cometido (todo un reto para el carismático actor en aquellos momentos de su carrera en el que sólo se le consideraba un guapo rostro para la comedia) y a la siempre extraordinaria Barbara Nichols incorporando a esa patética y sometida cigarrera de club, absolutamente inolvidable. En cuanto a Burt Lancaster, consigue que el significado de su psicopático y despreciable personaje en verdad nos infunda miedo.

ALGUNAS NOTAS PARA MEJOR COMPRENDER: El personaje de J.J. Hunsecker (Lancaster) estuvo claramente inspirado en el famoso e influyente columnista Walter Winchell quien hizo lo posible para desacreditar la película.

El fracaso comercial tras su estreno, por otro lado, previsible pese a las dos estrellas del reparto, y el a menudo dificultoso entendimiento del realizador con los productores, fue sin duda la causa de que le apearan de varios proyectos (EL DISCÍPULO DEL DIABLO, LOS CAÑO­NES DE NAVARONE) y que sólo lograra rodar tres films en los diez años que siguieron a SWEET SMELL OF SUCCESS, clausurando su carrera en 1967 con la acidísima y menospreciada NO HAGAN OLAS (de nuevo utilizando a Tony Curtis).

En 1966, fue requerido por la Paramount con el encargo de rodar nuevas secuencias en la infausta comedia negra OH DAD POOR DAD, MAMMA'S HUN YOU IN THE CLOSET AND I'M FEELING SO SAD! que había dirigido el pobre Richard Quine. Un asunto muy oscuro del que no sabemos el porcentaje de autoría de cada uno ya que prácticamente nadie ha conseguido ver esa película.

En España, a finales de los años cincuenta, una distribuidora nacional adquirió SWEET SMELL OF SUCCESS y estuvo a punto de ser estrenada con el título de CHANTAJE EN BROADWAY cuando fue misteriosamente retirada de circulación en el último momento. Es lógico suponer que tal vez la Junta de Censura de la época rectificó y decidió prohibirla.

LA CONDESA DE HONG KONG (A Countess From Hong Kong) (GB) Universal / Chaplin Film Productions, 1967. 120 min. Color. Pr: Jerome Epstein y ...