2001: UNA ODISEA DEL ESPACIO (2001: A Space Odyssey)

(USA-GB) MGM / S. Kubrick, 1966-68. 142 min. Color. Super Panavisión 70.

G: Stanley Kubrick y Arthur C. Clarke, basado en la historia “El centinela” de Arthur C. Clarke y “Génesis en África” de Rober Ardrey, además de otras fuentes. Ft: Geoffrey Unsworth y John Alcott. Mt: Ray Lovejoy. DP: Tony Masters, Harry Lange y Ernest Archer. EE: Stanley Kubrick, Douglas Trumbull, Wally Veevers, Con Pederson y Tom Howard. Ms: Aram Khatchaturian, Gÿorgy Ligeti, Johann & Richard Strauss. Pr y Dr: Stanley Kubrick.

Int: Keir Dullea, Gary Lockwood, William Sylvester, Daniel Richter, Leonard Rossiter, Margaret Tyzak, Robert Beatty, Douglas Rain (la voz de Hal 9000).











SINOPSIS: Hace millones de años una familia de simios descubre un extraño monolito que influirá en su futura evolución. Saltando en el tiempo, en el inicio del siglo XXI, un monolito similar (o el mismo) es descubierto en la Luna y más tarde será determinante en el destino final de una nave cuyo destino es Júpiter.












COMENTARIO: En la historia del cine existen films, muy pocos, que lograron sorprender, conmocionar, fascinar a toda una generación. Sin lugar a dudas, el que ahora comentamos ocupa un lugar destacado en ese Parnaso además de haber representado en su momento un paso de gigante tanto para la reconsideración de la ciencia-ficción como un género adulto, como en los avances tecnológicos y de expresión cinematográfica incorporados en su día por el inquieto y perfeccionista Kubrick.

Asombrosamente bella, magnética, enigmática y filosófica, la película y algunos de sus contenidos vienen a darnos, por decirlo de una manera simplista, una “explicación” científica de la existencia de Dios. O bien para otros, una alegoría del tutelaje cósmico que nos guía y conduce hacia la evolución (esa prodigiosa elipsis narrativa del hueso lanzado al aire por el australopiteco, convertido en una nave espacial surcando el espacio). Todo eso o algo así.

Aún hoy, casi sesenta años después de su estreno, continuamos intentando “comprender” su último significado (en 1969, Arthur C. Clarke dijo: “si alguien entiende la película por completo, hemos fracasado”). Probablemente estaríamos en el buen camino si consideramos 2001: UNA ODISEA DEL ESPACIO con toda su densa carga oculta como, precisamente, el simbólico, oscuro y dimensionalmente perfecto monolito, y a nosotros, los espectadores de entonces y aún los de ahora, los primates que nos acercamos a ese objeto incomprensible y misterioso y lo rozamos con miedo y veneración, empujándonos a seguir buscando, a ir más allá.

18 comentarios:

  1. Una maravilla, en mi opinión. Poesía espacial. Películas como ésta o "Los pájaros" demuestran que los finales abiertos e incluso oscuros pueden funcionar en taquilla (¿o podían?).

    Un abrazo, Teo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aún hoy me pregunto qué argumentos esgrimió Kubrick a mediados de los años sesenta para convencer de su (loco) proyecto a una productora de las características de la ¡Metro Goldwyn Mayer!
      El apasionante resultado es una disruptiva obra magna que marcó un antes y un después en la Historia del cine... y que a día de hoy continúa manteniéndonos con la mente muy despierta y llena de interrogantes.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Una obra maestra y un experimento que pudo haberle costado la carrera a Kubrick. Por suerte, se puso de moda (eran los sesenta) ir a verla fumando marihuana o habiendo consumido otras sustancias lisérgicas para la escena del viaje estelar. Y alguien tuvo la idea brillante de aprovechar dicha coyuntura para cambiar la publicidad jugando con el doble sentido de la palabra "trip".

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Curioso y descriptivo apunte, Ricard, del que tomo nota. Aunque en mi opinión, esa fuerza hipnótica que consiguen las imágenes (en perfecta conjugación con sonidos y música) en el tercio final de la película y su embelesante belleza debiera haber sido suficiente para experimentar un "trip", si así lo quisieron llamar en aquella eclosión de los últimos años sesenta.
      Un saludo.

      Eliminar
  3. A mí esta película me resulta muy, muy plomiza. Intento penetrar en ella, en sus misterios y en el dichoso monolito y su significado - supuestamente teológico - y no lo consigo. Técnica y artísticamente es intachable - todo lo contrario a Solaris, de Tarkovsky (otra que también tuve que ver con café doble en vena), a la que no le importa mostrar los espacios con suciedad y materiales que, a la vista está, son de mercadillo. El problema, por tanto, es mío puesto que si quiero ver ciencia-ficción me quedo, de calle, con Blade runner (la original, of course!) y Metrópolis. Mi inteligencia y paciencia no da para más.
    Lo siento mucho querido Teo, si me das tres de Kubrik a elegir me quedo, de calle, con Espartaco, Senderos de gloria y Eyes wide shut. Rarita que es una.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Compruebo que esta vez has optado por el humor sarcástico para descubrirnos que la peli de Kubrick no te motiva, vamos, que te aburre. No, Miriam, no eres rarita por ello. Parafraseando: para gustos, las películas. Y del tono de mi post se desprende que 2001: UNA ODISEA DEL ESPACIO continúa enganchándome y llevándome a laberínticas cogitaciones. Solo he podido llegar hasta el "horizonte de sucesos" y de ahí no he podido pasar. Bowman, en la película, parece ser que sí.
      También, un abrazo para ti.

      Eliminar
  4. Con una reconocible banda sonora a base de piezas de música clásica, la película de Kubrick, marcó un antes y un después en el género de la ciencia ficción y para muchos, incluso reconocidos cineastas, es la película definitiva del género.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde que vi por primera vez la película de Kubrick ya nunca he podido desligar el vals "El Danubio azul", cada vez que lo escucho, de las majestuosas imágenes del cosmos surcado por una nave espacial. Ya ves.
      Y por supuesto que 2001: UNA ODISEA DEL ESPACIO es el título que marcó un definitivo punto de inflexión en el género pese a que posteriormente algunos directores (léase Christopher Nolan) hayan intentado acercarse en ambiciones a la de Kubrick.

      Eliminar
  5. Una de las varias controversias suscitadas por "2001" (para mí la suprema película de ciencia-ficción de la historia junto a "Solaris") es el recalcitrante empeño de la crítica y el público en "entenderla", cuando se trata de una obra transparente (a la vez que muy osada), cuyas imágenes invitan más a la fascinación que a la elucubración. Y es que ha transcurrido más de medio siglo desde su estreno y en ese largo recorrido de la película me temo que la polémica, el debate, las opiniones contrapuestas, están lejos de agotarse.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hummm... no sé. Existen diversas formas de entender "transparente". La transparencia de un cristal muy limpio lo convierte en invisible, es decir, para nuestra percepción no existe como tal y solo sirve para que veamos con claridad meridiana lo que hay al otro lado de ese cristal que a su vez funciona como una barrera que nos impide pasar al otro lado. Entonces, 2001: UNA ODISEA DEL ESPACIO "sería" lo que contemplamos a través de él.
      Creo que la película de Kubrick, una vez que conseguimos emerger conscientes sobre la fascinación que nos producen sus imágenes, su cadencia narrativa, su música, su deslumbrante virtuosismo y su insondable contenido, es todo menos transparente. La prueba es que, en efecto, aún seguimos elocubrando sobre ella y su críptico "mensaje".
      Un saludo.

      Eliminar
  6. Luis Lew Tarkovski30 de mayo de 2024, 9:54

    Quizá nunca lleguemos a entender el significado último de esta película, así como no entendemos el significado último de la propia vida. Por lo menos yo no lo entiendo. En cualquier caso, gracias por tu recuerdo a esta obra de arte que muchos admiramos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es posible que Kubrick, con su película, quisiera funcionar como una bombilla que se enciende en la oscuridad para que nosotros, las polillas, sorprendidas y fascinadas, revoloteáramos en torno a esa luz tratando de comprender y descifrar el significado de tan hipnótico "fenómeno". Que "2001" plantee más preguntas que respuestas no debe distraernos de la revolucionaria, apabullante y profunda belleza que se desprende de sus imágenes, de su innovadora y majestuosa narrativa.
      Un saludo.

      Eliminar
  7. Navegando hacia Moonfleet31 de mayo de 2024, 0:16

    Casualmente he vuelto a ver la pelicula en estos días, y me parece que acertó a reunir varios elementos cruciales para el imaginario colectivo de la segunda mitad del siglo XX: la rebelión de los robots contra el hombre, la imagen del astronauta perdido en el espacio, y la noción pseudofilosófica de que la idea de Dios en la psique humana procede del contacto con una inteligencia extraterrestre. Kubrick tuvo el acierto de no explicarlo todo, de la misma forma que no muestra a los extraterrestres, y así consiguió hacer de "2001" una obra abierta, mucho más fascinante que cualquiera de sus puntos de partida o interpretaciones posteriores, gracias sobre todo a su combinación de imágenes y música (por momentos más propia de una película experimental, sin acción narrativa, que de una superproducción de la MGM).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que esa fascinación emana, como queda claro, no solo de su virtuosismo formal, del "tempo" narrativo, de los sonidos y de una insospechada pero acertadísima utilización de la música, sino también de lo que todo eso, manejado con suma inteligencia, produce en nosotros los espectadores a la hora de sugerir, proponer, apasionantes lecturas de la película. Una obra abierta, sí, y una perturbadora invitación a que tomemos impulso desde el trampolín más alto.

      Eliminar
  8. Aurora R. Martín31 de mayo de 2024, 10:54

    Una película impresionante de inabarcable alcance porque el genio de Kubrick así lo quiso. Sea como fuere, considero "2001: una odisea del espacio" como la obra magna de la ciencia-ficción.
    También para mí representó, cuando la vi por primera vez, un antes y un después a la hora de juzgar hasta dónde podía llegar el cine en belleza, misterio y complejidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En pocas palabras: nadie que haya vivido la experiencia única de haber visto la película de Kubrick te discutirá lo que dices.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Obra maestra de un genio, sin más. Hace mucho tiempo intentamos -osamos- entenderla en un cine fórum en mi blog, los comentarios fueron bastante jugosos. Por si te apetece echarle un vistazo:

    https://elblogdeethan.blogspot.com/2009/01/cine-forum-2001-una-odisea-del-espacio.html

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese enlace que me proporcionas ha funcionado como una máquina del tiempo que me llevó al pasado, en este caso, al año 2009. He leído tu post y las intervenciones en ese forum. Jugosas, sí. Por ejemplo, no tomándose en serio a sí misma en el caso de la zigzagueante Vivian, o el "ortodoxo" interés de la opinión de Kinezoe.
      En fin, ya ves Ethan, inasequibles al desaliento llevamos casi seis décadas debatiéndonos como simios encerrados en una estancia con paredes invisibles, ante la apasionante e hipnótica propuesta filosófico-cinematográfica de Kubrick.
      ...and we continued.
      Un saludo.

      Eliminar

LOS CABALLEROS LAS PREFIEREN RUBIAS (Gentlemen Prefer Blondes) (USA) 20th Century-Fox, 1953. 91 min. Color. Pr: Sol C. Siegel. G: Charles...