CÓMO CASARSE CON UN MILLONARIO (How to Marry a Millionaire)

(USA) 20th Century-Fox, 1953. 95 min. Color. CinemaScope.

Pr: Nunnally Johnson. G: Nunnally Johnson, basado en obras de Zoe Akins, Dale Eunson y Katherine Albert. Ft: Joseph MacDonald. Mt: Louis Loeffler. DA: Lyle R. Wheeler y Leland Fuller. Vest: William Travilla. Ms: Cyril Mockridge y Alfred Newman. Dr: Jean Negulesco.

Int: Lauren Bacall, Marilyn Monroe, Betty Grable, William Powell, Rory Calhoun, David Wayne, Cameron Mitchell, Fred Clark, Alex D'Arcy, Percy Helton, Ivan Triesault.











SINOPSIS:
Tres chicas con evidentes deseos de hacer una buena boda, alquilan un aparta­mento en Manhattan que utilizarán como cuartel general desde donde planear sus estrategias (y estratagemas) para atrapar millonarios.










Schatze Page (Lauren Bacall) y Pola Debevoise (Marilyn Monroe) posando claramente felices. Detrás de ellas asoma el retrato de la que completa el trío, Loco Dempsey (Betty Grable).

COMENTARIO:
Primera de la serie de comedias sofisticadas y glamurosas que la productora encomendó a Jean Negulesco para potenciar las posibilidades del nuevo formato CinemaScope. La fórmula de las tres parejas buscando el amor (o sucedáneo) en escenarios adecuadamente atractivos se reveló exitosa gracias en buena medida al elegante sentido de la composición que poseía este director de origen rumano, además de una especial astucia para extraer de sus actrices los mejores recursos de comediantes. En este sentido, resultan impagables las composiciones de Lauren Bacall ( que ya empezaba a aparentar más edad de la que en realidad tenía) y una extenuante Marilyn Monroe componiendo un personaje que venía a ser la versión femenina de Mr. Magoo con ocurrencias de Jerry Lewis.

Al revelarse tan rentable esta fórmula de “romance a tres bandas sobre fondo turístico”, la Fox y Negulesco insistieron de nuevo en Nueva York con EL MUNDO ES DE LAS MUJERES (1954), a continuación en Roma con CREEMOS EN EL AMOR (Three Coins in the Fountain, 1954), hasta agotarla en Madrid con EN BUSCA DEL AMOR (The Pleasure Seekers, 1964) donde una desaforada Ann-Margret embutida en un ajustado vestido de faralaes y jaleada por Carol Lynley y Pamela Tiffin, se marcaba un baile flamenco con Antonio Gades. En ese punto, alguien dijo ¡basta! (probablemente el público).

NOTA: en contra de lo que se cree, CÓMO CASARSE CON UN MILLONARIO fue realmente la primera película filmada con el sistema de pantalla ancha patentado por la Fox, aunque debido a estrategias de marketing -con la película ya enlatada- decidieran estrenar antes LA TÚNICA SAGRADA y lanzar el peplum de Henry Koster como “el primer film en CinemaScope”, si bien, lo cierto fue que su rodaje se inició dos meses después que el de la comedia de Negulesco. 

19 comentarios:

  1. Pese a lo anticuados que pueden parecer algunos conceptos en esta película, resulta muy graciosa (siempre me lo he pasado pipa con Marilyn haciendo de marciana con gafas), pero es que además, vista ahora, demuestra que el cine y sus guionistas no han mejorado mucho en estos últimos setenta años. Si todo lo que han evolucionado las comedias “femeninas”, no da para más de lo que nos ofrecieron en su día "Sexo en Nueva York" o la grima que producen cosas como las que ruedan, por poner solo un ejemplo, Jennifer Aniston y Jennifer Lopez, me lleva a la triste comprobación de la escasa distancia recorrida desde entonces. Imagino que dentro de este género habrá algún título de interés realizado en lo que llevamos de siglo, pero es que ahora no se me ocurre ninguno.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tanto si te refieres a aquella serie televisiva como a los dos (¿o son tres?) largometrajes para el cine de SEXO EN NUEVA YORK, te diré que tienes razón: por muy glamurosas y "audaces" que serie y películas pudieran parecerle a cierto público, sólo se trata de una triste operación de reciclaje de aquella fórmula, una vuelta sobre lo mismo, a la que se ha revestido de... bueno, de nada más allá de una calculada puesta al día.
      Y sí, estoy contigo Flor, nuestra querida Marilyn asumió con un loable sentido de la autoparodia el rol de rubia supuestamente descerebrada que va por la vida "dando palos de ciega". Muy divertida.
      No te vayas muy lejos. Un saludo.

      Eliminar
  2. Espléndidas actrices para una comedia que pretende divertir sin mayores aspiraciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Unas míticas piernas salientes (las de Grable), unas prometedoras y cimbreantes curvas entrantes (las de Monroe) y entre ambas, equilibrando, la gatuna seguridad de un valor seguro (representado por la Bacall). Vamos, toda una delicia.

      Eliminar
  3. ¿Será posible? Resulta que esta película la tengo difusa en mi memoria, síntoma inequívoco de que tengo que volver a verla. Pero mientras lo consigo, aporto una impresión y es que siempre he pensado que la Bacall fue una jovencita imponente a la que la adultez no le sentó nada bien pero que después acabó convirtiéndose en una madura bastante atractiva. Es raro, pero casi que la veo mejor en "Dogville" que en "Mi desconfiada esposa", donde ya tenía unos rasgos demasiado duros por esos años.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto. Hay dos Lauren Bacall, la de TENER Y NO TENER, EL SUEÑO ETERNO, AGENTE CONFIDENCIAL y CAYO LARGO y luego, prácticamente sin transición, la Bacall "madura". Resultaban muy diferentes, sí, pero ambas conseguían en pantalla ser magnéticas y superiores al hombre casi siempre.
      Un saludo.

      Eliminar
  4. Por los pocos títulos que conozco de él, a mí me gusta más el Jean Negulesco de su primera etapa. "La máscara de Dimitrios" e incluso el melodrama "Belinda", tienen más interés que sus famosas comedias en Scope que me parecen productos mucho más calculados de cara a la taquilla. Aunque en alguno de ellos esté dentro vuestra querida Marilyn, que a mí también me gustaba pero más en otras películas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. LA MÁSCARA DE DIMITRIOS fue la primera película que realizó Negulesco y la ausencia de estrellas, a las que el relato hubiera tenido que guardar servidumbre, obró en beneficio de la sobrie­dad y el tono ajustado que domina todo el film, que en el transcurrir del tiempo ha llegado a convertirse en un pequeño clásico del cine negro. BELINDA es otra cosa; un melodrama sensiblero con un esquema muy anticuado ya cuando se rodó (veinte años antes hubiera sido un vehículo ideal para una Lillian Gish), pero al que Negulesco supo limpiar de polvo y paja.
      Así que te daría la razón plenamente si no fuera porque sometiéndose a las reglas del mercado también se pueden conseguir obras muy interesantes. En la historia de Hollywood hay muchos ejemplos que corroboran lo que digo.
      Un saludo.

      Eliminar
  5. De esta película me gusta señalar la escena del avión con Marilyn cogiendo el libro del revés. La conversación entre los dos cegatos es memorable. Inigualable Marilyn.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, creo como tú que ese encuentro en el avión de Pola y su huidizo casero es una de las secuencias más delirantes en una película donde abundan momentos así.
      Un saludo.

      Eliminar
  6. A lo largo de los años creo que la he visto tres o cuatro veces, y qué bien me lo he pasado con estas tres amigas circunstanciales. Una comedia tan divertida como pelín malvada, no?.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora, tan preocupados y condicionados con la cuestión feminista y lo “políticamente correcto” hemos perdido, mujeres y hombres, la capacidad (o el valor) para caricaturizar con naturalidad y despreocupación ciertos aspectos de nuestra condición humana, y de ahí lo recomendable de ejercer en la vida con sentido del humor. Imprescindible; de no ser así quedamos incapacitados para captar las subcapas del "discurso" y por tanto, la facultad de disfrute. Por lo menos, en este caso.
      Un saludo.

      Eliminar
    2. Jajaja! creo que las feministas de ahora, si pudieran, quemarían todas las copias de esta malévola comedia. Bueno, ya te digo, a mí me divierte. Y es que, en efecto, sin sentido del humor no se va a ninguna parte. Comprobado.

      Eliminar
  7. Las chicas muy guapas, pero la película resulta infumable, de lo más malo que he visto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no fumo, así que no puedo opinar sobre ese aspecto. Pero ¿tan mala te ha parecido?

      Eliminar
  8. Simpática comedia con tres grandes actrices, que te deja buen sabor de boca. Cierto que fue el inicio de otras películas sobre el mismo tema. En cualquier caso mi preferida siempre ha sido "Los caballeros las prefieren rubias", el estupendo musical de Hawks también con Marilyn buscando millonarios acompañada de la morena Jane Russell.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que menciones la mítica e irreverente comedia musical de Howard Hawks porque muy pronto aparecerá en este blog (justo después del post que le dedico a CASABLANCA de Michael Curtiz).
      Espero leerte por aquí. Mientras, un saludo.

      Eliminar
    2. ¡Estupendo! Contenta me pones con ese apunte informativo de que le llega el turno en este blog a "Los caballeros las prefieren rubias". Permanezco a la expectativa.

      Eliminar

LOS CABALLEROS LAS PREFIEREN RUBIAS (Gentlemen Prefer Blondes) (USA) 20th Century-Fox, 1953. 91 min. Color. Pr: Sol C. Siegel. G: Charles...