ADIÓS, CHARLIE (Goodbye Charlie)

(USA) 20th Century-Fox/Venice, 1964. 116 min. Color. CinemaScope.

Pr: David Weisbart. G: Harry Kurnitz, basado en la obra de George Axelrod. Ft: Milton Krasner. Mt: John W. Holmes. DA: Jack Martin Smith y Richard Day. Vest: Helen Rose. Ms: André Previn. Dr: Vincente Minnelli.

Int: Tony Curtis, Debbie Reynolds, Walter Matthau, Joanna Barnes, Ellen McRae (Ellen Burstyn), Laura Devon, Martin Gabel, Roger C. Carmel, Harry Madden, Myrna Hansen, Donna Michelle, Michael Romanoff, Anthony Eustrel.










SINOPSIS:
En el mundillo de Hollywood, durante la celebración de una fiesta loca en un yate de lujo, un escritor mujeriego es sorprendido en la cama con la esposa de un productor y muerto a tiros por su airado marido. Al poco tiempo, el difunto regresa al mundo reencarnado como una apetitosa rubia que con su actitud pondrá en serios aprietos al que fuera su mejor amigo antes de estos acontecimientos, en su anterior existencia.










COMENTARIO:
El vodevilesco material de base que proporcionó la obra teatral de George Axelrod, reelaborado por el formidable guionista Harry Kurnitz (responsable de los script para TIERRA DE FARAONES, TESTIGO DE CARGO, VOLVERÁS A MÍ, HATARI o EL NUEVO CASO DEL INSPECTOR CLOUSEAU) parecía en principio más adecuado para las afiladas garras de un Billy Wilder en su faceta más vitriólica, o incluso el Blake Edwards que, curiosamente, años después rodaría UNA RUBIA MUY DUDOSA (Switch), un remake inconfeso de este argumento. Es por eso que en su momento resultara sorprendente comprobar cómo había recaido en las elegantes y refinadas manos de Vincente Minnelli. El resultado, en cualquier caso, fue una gran comedia en la que el autor de BRIGADOON ( por primera vez trabajando fuera de la Metro que lo acogió durante décadas) sorteó con agilidad felina las escabrosidades del argumento, llevándolo siempre que pudo a su terreno desde el que manejó con habilidad los ingredientes que conformaban esa divertida y disparatada historia (antológico el sorpresivo gag del ascensor exterior acristalado) de la que, no obstante, acaba desprendiéndose un poso de melancolía salpicada de unas gotitas de vengativo ajuste de cuentas de Minnelli con la desagradecida productora del león. A propósito, reseñar también que tras CAUTIVOS DEL MAL y DOS SEMANAS EN OTRA CIUDAD, era la tercera vez que el director se acercaba a la fauna que habita la viciada trastienda de ese desalmado y hedonista mundo del cine (la amoralidad, la deslealtad y el engaño como estilo de vida, el éxito y el dinero como meta).

Para cerrar este breve comentario sobre ADIÓS, CHARLIE, debo referirme a los ímprobos esfuerzos de Debbie Reynolds -loables pero insuficientes- para escapar de su edulcorada imagen lo que a la postre solo consiguen evidenciar su inadecuación al papel (Lauren Bacall lo había representado en las tablas). Y eso quizás representa un pequeño lastre para el film pero, eso sí, suficientemente compensado por la excelencia del resto de sus compañeros de reparto, entre los que hay que destacar a un magnífico Tony Curtis y la desopilante caricatura que compone Walter Matthau de ese productor lúbrico y desalmado. 

8 comentarios:

  1. Fernando Lázaro3 de julio de 2024, 9:16

    Me has pillado con el pie cambiado y he de confesar que no he visto esta comedia de Minnelli, laguna que me hace sentir culpable precisamente porque es uno de mis directores de cabecera. Los famosos "rojos Minnelli”, sus potentes dramas, sus comedias y sus musicales. Títulos inolvidables en una filmografía ejemplar. Respecto a esta que comentas recuerdo que leí hace mucho varias críticas negativas y de ahí mi reticencia. Ahora se da la feliz circunstancia de que gracias a la Filmoteca de Madrid, que le está dedicando una retrospectiva, tendré la oportunidad de verla.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pienso que es preferible dejarnos guiar por nuestro olfato de cinéfilos y también por algo tan apabullante como la trayectoria de un hombre como Vincente Minnelli que, al menos, merece nuestro voto de confianza. Luego, ya si eso, comprobamos si aquellas "críticas adversas" tenían algún fundamento. Por otro lado, siento tener que decirte que ADIÓS, CHARLIE ya la han proyectado en el mes de junio (los días 2 y 26). El ciclo de Minnelli continuará hasta agosto pero de momento ignoro si la que nos ocupa tendrá un tercer pase.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Hablando de curiosidades, Billy Wilder rodaba ese mismo año "Bésame, tonto", una comedia muy ácida en la que una prostituta ocasionalmente se convertía en una "ejemplar" ama de casa y ésta ocupaba el lugar de la primera durante una noche. En ambas películas se operaba una catártica transmutación. Claro que había un abismo entre las miradas de Minnelli y Wilder.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada que objetar a tu argumentación comparativa, Gonzalo. Sobre todo porque, entre otras cuestiones, toco ese tema en la reseña dedicada a la aludida película de Wilder, que espera turno para entrar en el blog dentro de unas semanas.
      Mientras, un saludo.

      Eliminar
  3. Magnífica comedia con un elenco a la altura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, una comedia que confía su eficacia a la agudeza de unos intencionados diálogos, una puesta en escena de suprema elegancia y al espléndido trabajo de unos comediantes (Curtis y Matthau, sobre todo) en plena forma.

      Eliminar
  4. No llegué a verla en los cines (cuando se estrenó yo no había nacido) pero un buen amigo me suministró hace algunos años una copia en dvd que agradecí mucho, especialmente después de visionarla.
    A lo largo del tiempo he ido leyendo artículos sobre Minnelli y no acabo de entender bien la escasa atención que se le presta a esta película. Como comedia resulta brillante, como sátira enfocada al mundo del cine, el de los años sesenta, la encuentro certera y con un reparto absolutamente disfrutable. En suma, que me alegra esta exhumación en tu blog como empujón que me llevado a verla de nuevo en mi casita. Y ahora aún me parece mejor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdo que algunas críticas despreciativas de la época aludían a que Minnelli no era el mismo fuera del seno de la Metro y que eso quedaba patente en "un resultado de mediocridad y despego hacia la historia y los personajes". Eso en cuanto a los comentarios que demostraban un mínimo intento de analizar la película. Luego estaban los que la despachaban como "un trabajo menor". En fin, ya sabes.
      Un abrazo.

      Eliminar

LA CONDESA DE HONG KONG (A Countess From Hong Kong) (GB) Universal / Chaplin Film Productions, 1967. 120 min. Color. Pr: Jerome Epstein y ...